Este post es algo delicado de escribir puesto que no pretendo en ningún momento desprestigiar ninguna marca ni atacar a nadie en particular, pero lo que sí voy a hacer es una crítica clara y concisa de lo que, para mí, son las empresas que trabajan con un sistema piramidal y porque tienen tanto peligro dentro de la sociedad, sobre todo en los tiempos en que vivimos.

¿Cómo trabajan las empresas piramidales?

Las empresas que emplean este tipo de sistemas de trabajo, no enfocan su negocio en sí a la venta del producto que comercializan, sino a la propia captación de “comerciales” que, a su vez, captan a otros comerciales, o más bien “víctimas de la estafa”.

Me explico: En un esquema piramidal, un primer empresario, convence y capta (porque la palabra es captar y no contratar…) a X comerciales, que estarán por debajo de él y que, bajo la promesa de cobrar unas suculentas cantidades, animará a estos a su vez a captar a otros comerciales, que estarán por debajo de ellos y que les generarán comisiones que se les repercutirá por sus ventas. Es decir, que el primero siempre ganará más que los que estén mas abajo de la pirámide, porque los beneficios irán siempre de abajo a arriba.

El esquema funciona, y por lo tanto el negocio, siempre que se produzca la entrada de nuevos participantes. Fijáos que no se habla del producto en ningún momento, sino del capital humano, la base del timo en sí, la captación de más comerciales que ensanchen esa base de la pirámide.

¿Y qué tiene de malo recomendar un negocio que funciona, según prometen, a otras personas?

Visto así, nada en absoluto. El problema es que, repito, el negocio en sí es la captación de comerciales, porque tus ingresos van a depender de las captaciones que a su vez este haga, y este a su vez en el que esté por debajo de él y así, sucesivamente, y no del producto que se está vendiendo. Porque el que te ha captado a tí, gana dinero gracias a ello, por tus ventas y/o por la cuota que has tenido que pagar para formar parte de la organización, bien con un pago inicial en forma de “inscripción” o bien con un gran desembolso para adquirir los productos de la marca para revenderlos, a cambio de ese gran margen…

¿Cómo podemos reconocer si una empresa es piramidal y, por lo tanto, una estafa?

Los estafadores se aprovechan de la ignorancia, en muchas ocasiones, y de la necesidad de la gente, ofreciéndoles ingresos rápidos y sin esfuerzo. Haciendo partícipes de su gran negocio a éste y a sus propios familiares y amigos. Por ello, sobre todo, aquellas personas que no tienen trabajo, que se han quedado en paro y/o que tienen dificultades para llegar a fin de mes y quieren unos ingresos extra, son mas sensibles a entrar en este tipo de espirales de negocio fraudulentas.

estafa esquemas piramidales

Para identificar si una empresa sigue este método, tenemos que atender a las siguientes cuestiones:

  1. Nos ofrecen una rentabilidad segura: al principio, sobre todo, percibes unos intereses cómodos y rápidos que hacen que tu confianza en el negocio crezca, por lo que te confías y aumentas tus esfuerzos por seguir generando, y reclutando para ellos, recomendándoles y transmitiendo las bondades de la empresa a tus familiares y amigos.
  2. Se “anima” u obliga al reclutamiento: si la rentabilidad o la permanencia de un negocio depende de que entren continuamente nuevos fichajes comerciales, preocúpate. La base de todo negocio, siempre, es la venta de sus productos o servicios y no la captación de personal…
  3. Te piden una cuota para comenzar a trabajar o comprar una cierta cantidad del producto: si te obligan a comprar el producto que vas a vender antes de empezar, malo… O una cuota de entrada, malo también… Uno nunca ha de pagar por trabajar.
  4. No te dejes deslumbrar: en las reuniones que habitualmente suelen hacer este tipo de empresas para captar gente (y a más de una te habrás visto invitado por algún familiar o amigo en alguna ocasión), podrás ver testimonios de “casos reales” en los que el gancho en cuestión ha ganado cantidades ingentes de dinero con cierta facilidad. Verás que suelen hacerse en hoteles o incluso has podido ver publicidad de la marca en la que aparece gente famosa. Que no te engañen!

¿Qué diferencias hay entre los sistemas de marketing multinivel y los sistemas piramidales?

El marketing multinivel consiste en vender los productos de tú a tú, sin intermediarios ni tiendas físicas. El negocio, en este caso, radica en que la persona que está por encima de tí, se lleva una parte de lo que tu vendes, un porcentaje, una comisión. En España este sistema de negocio es totalmente legal. Por haceros una idea, hasta donde yo se, Avon funciona así, y es legal, nos guste el sistema o no.

En cambio, normalmente, en los sistemas piramidales, el que te captó gana dinero, no por lo que tu vendas en sí (que también), si no porque, al entrar en la empresa, normalmente, se te reclama una cuota de inscripción para poder unirte al negocio o, como ya hemos dicho, la compra de un número relevante de productos de la marca, y he ahí la estafa.

Muchas empresas se encuentran en la fina línea que existe entre ambos modelos de negocio y, sólo los que están dentro saben realmente de la actividad lícita o no que se practica, aunque, en muchas ocasiones, los propios captados se ven tan inmersos y tan obnubilados por la promesa de grandes beneficios que creen firmemente que el negocio es totalmente lícito y que no hacen mal a nadie recomendándolo a terceros.

Casos en España, condenados o bajo investigación

En 2014, los administradores de Afinsa fueron condenados por los juzgados de Madrid por ser responsables del agujero contable que generó esta entidad, por un valor de 1.825 millones de euros. Esta estafa se basaba en la venta de sellos.

Noticia Afinsa – La Audiencia Nacional impone penas de hasta 12 años a 11 directivos de Afinsa por la estafa de los sellos (vía El Confidencial).

Otra empresa de la que se duda de la legalidad de su funcionamiento es ACN, y esto es así porque, según su modelo de negocio, supuestamente multinivel, el cliente de ACN gana dinero revendiendo servicios como luz, agua, gas, telefonía, etc y, por cada venta que realiza, gana lo que se conoce como unas comisiones residuales generadas de la facturación de sus clientes. Hasta ahí podríamos decir que… bueno… pero lo que chirría es la cuota que, según he leído, hay que pagar para entrar en el sistema (alrededor de unos 400€). Y ahí es donde, mi opinión personal, creo que podría constituirse como una empresa piramidal.

Noticia ACN – Myriam de la Sierra, hija de los marqueses de Urquijo, quiere hacerte millonario (vía El País).

Por todos es conocida también la marca Herbalife, que, en 2014 empezó a ser investigada por la Comisión Federal del Comercio de EEUU bajo sospecha de poder estar utilizando un sistema piramidal de negocio. Esta multinacional, en teoría, basa su actividad para sus clientes en la reventa con margen de productos que estos compran y venden a terceros, por lo que la ganancia consiste en ese margen de venta. Si su actividad fuera solo esa, podría contemplarse como una actividad de negocio normal, con una compraventa con margen. Pero surgen las dudas cuanto se conoce que también se les comisiones a los distribuidores por captar a otros distribuidores potenciales.

Noticia Herbalife – Al límite de la legalidad (vía ABC).

Personalmente, respecto a Herbalife, me llama muchísimo la atención la campaña tan agresiva que tienen en redes sociales. Si tenéis oportunidad de ver un solo perfil de un distribuidor individual, una persona física vamos, de Herbalife, podréis comprobar la cantidad de seguidores y seguidos que tienen sus cuentas, una brutalidad. Y, sinceramente, dudo que toda esa gente realmente les siga porque compren o crean en sus productos, como clientes finales, mas bien me da que pensar que ellos mismos se montan sus propias redes de difusión, impulsándose los unos a los otros para, así, fomentar esas promesas de grandes ventas y beneficios que tanto promulgan este tipo de negocios.

Existen muchas empresas conocidas en España que siguen modelos, aparentemente, multinivel, y por lo tanto legales, aunque debéis tener especial cuidado si queréis formar parte, u os quieren hacer formar parte, de alguna de ellas, atendiendo siempre a las cuestiones que hemos planteado antes, sobre todo, si os piden dinero por empezar a trabajar. Os sonarán marcas como MaryKay, Oriflame, Avon, Amway, Cristian Lay, The Juice Plus,  etc.

Testimonios de casos reales

Pedí a amigos que me contaran casos reales que les hubiera pasado a ellos mismos o a algún conocido, y me han llegado historias como estas:

I.G.M.

Esta chica me cuenta que Herbalife captó a su cuñada, obligándola a comprar unos 1.000 euros en productos, hace ya algunos años, para poder empezar a trabajar con ellos. Una vez adquirido el producto, se lo mandaron a casa y ella tenía que buscarse las mañas para poder colocarlo. Hacía reuniones y charlas con supuestos nutricionistas y coach de alimentación.

He de decir que le acompañé a una de esas charlas y de nutrición saben lo que yo de hacer ganchillo, nada. Te venden cosas que no son reales, te venden dinero rápido y fácil. Yo salí de allí corriendo porque parecía aquello una secta. Mi cuñada sigue teniendo en casa producto de esos 1000€ que gasto en un inicio”.

También me habla de Juice plus (que yo, personalmente, no conocía esta marca):
“Aquí no tengo perdón de Dios. Me metí yo sola como consumidora y como distribuidora. Me dejé engañar. Ellos no te lo plantean como algo piramidal. Te dicen que es multinivel y que si es legal, pero es lo mismo. Tú te dejas los cuernos, creas tu red social y esa red social pasa al que está por encima de ti (el que te captó) y así ascendiendo. Aquí lo único que te piden son 50€ por el franquiciado que dura un año. Lo bueno, por llamarlo de alguna manera, es que aquí tu no te tienes que preocupar de nada ya que tu no tienes producto en casa (si no quieres) y todo se tramita a través de la franquicia. Tú haces el pedido del cliente y la empresa lo manda. Todas las semanas charlas de formación y webinar interminables y aburridisimas. Gente que no tiene formación de absolutamente nada pero te da clases de marketing y nutrición. Como yo estaba recién parida de mi hijo no podía/quería ir a todas estas chorradas ya que lo veía una perdida de tiempo, me llamaban al móvil cada 2×3. Que si no me involucraba, que si pasaba… y siempre les decía que sí, que me importaba una mierda todo eso. Que yo iba a mi ritmo y al que no le gustara q no mirara. Tanto insistieron que un día les amenacé con denunciarles por acoso. Ahí se acabó todo gracias a Dios.”

P. J. M. me cuenta su experiencia también con Herbalife:

“Hay mucho anuncio de trabajo, lo curioso es que lo ocultan adornando la oferta con horarios flexibles, adaptados a tu medida, economía libre, marketing personal… Y terminología que la mayoría puede desconocer… Te plantean la entrevista con una sonrisa de oreja a oreja pero lo que no te dicen es el objetivo real. Vi un anuncio de Herbalife, me llamaron enseguida vamos, un día pasó. Era para controlar el peso a las persona, pero no te dicen que tienes que hacerte autónoma para cotizar, que tienes que comprarte el peso, que tienes que costearte los desplazamientos, gasolina y tal….
Y encima tienes que ir vendiendo basura… Ya que está más que demostrado que no resultan beneficiosos para la salud ni ayudan a adelgazar ni son sustitutivos de una comida.
Cuando les dije que era Biología, se emocionaron diciendo que podría dar charlas… Esas charlas están cargadas de frases que te contagian energía, tipo secta, porque cantan y todo para subir la autoestima. También están cargadas de falsa información o información a medias, científicamente hablando.”

N.G.G. me habla de su experiencia con Avon.

Ella estuvo hace unos años con esta marca y reconoce que no tuvo que comprar ningún producto, pero sí que le hacían un % de descuento si ella quería adquirir algún artículo para sí misma. Lo hizo porque lo vió una forma fácil de ganar dinero, aunque poco a poco. Según la cantidad que vendiera subía como “escalones”, y ese porcentaje de descuento aumentaba. Se salió de la marca y, al tiempo, quiso volver. Cuando lo hizo, fue con la oferta de hacerlo como jefa de equipo, por lo que ella se llevaba un porcentaje de lo que sus chicas vendieran. Finalmente no pudo ser, porque tuvo otras ofertas de trabajo, pero me cuenta que la experiencia no fue mala, que en todo momento le dijeron lo que había y ella accedía si quería.

Como véis, opiniones para todo y sistemas mas o menos agresivos de captación y venta.

Mi recomendación: preguntad mucho mucho mucho todas las dudas que tengáis antes de entrar a formar parte de cualquier empresa de venta de productos supuestamente exclusivos y con una gran red de comerciales, no os dejéis engañar por esos supuestos casos reales de éxito, porque pueden no ser ciertos y, sobre todo, si no estáis seguros nunca, jamás, involucréis a vuestros familiares o amigos.

Espero que este post os haya resultado de ayuda o, por lo menos, os haya puesto en alerta por si os surge algún día una oferta irrechazable de alguna empresa de dudosa garantía.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href=""> <abbr> <acronym> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Enviar un mensaje